Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


coverREFERENCIA COMPLETA

SÁNCHEZ CANO, DAVID (2005) “Dances for the Royal Festivities in Madrid Sixteenth and Seventeenth Centuries” en Dance Research: The Journal of the Society for Dance Research, Vol. 23. Nº 2, pp. 123-152. Edinburgh University Press.

RELEVANCIA
Coreológica *
Musical **
Histórica *****
Metodológica ***
Documental *****
Contextual *****

RESUMEN

El artículo se centra en el análisis de las danzas que se interpretaron en las principales celebraciones sociales del Madrid de los siglos XVI y XVII como entradas triunfales o festividades reales. Para ello el autor comienza analizando la influencia de las procesiones de Corpus Christi que, a partir del siglo XV, configuraron un prototipo de lo que fueron las festividades reales y las danzas que las integraban.

Lamentablemente no se han encontrado hasta el momento fuentes que testimonien en qué medida las danzas formaron parte de la narrativa dramática, sin embargo se identifican dos tipologías de repertorio: danzas de sarao (repertorio cortesano que era representado con vestuario propio de la nobleza) y danzas de cascabel (asociadas a un argumento que frecuentemente incluía gestualidad elaborada). Vemos cómo hacia esta época la distinción entre baile y danza es cada vez más clara.

El texto presenta detalles sobre el contexto y contenido de celebraciones reales como la entrada de Ana de Austria hacia 1570, la entrada de Margarita de Austria en Madrid en 1599, la de Elisabet de Borbon en 1615, la de María Luisa de Orleans en 1690 u otros acontecimientos menos suntuosos como celebraciones domésticas de la clase burguesa madrileña u otras festividades religiosas menos importantes como la beatificación de san Isidoro.

Hay algunos temas de sumo interés relacionados con los coreógrafos a quienes se encomedaba la creación de estas danzas (como Diego de Ostia, Getino de GúzmanJuan de Vargas Leyva, Juan Granado, Jusepe de las Cuevas, Gabriel Rubio, Julián Herrera, Gabriel Ángel, Pedro Carranza o Martín González) muchos de los cuales aparecen de manera explícita como maestros

Gravat-matutxinsUn detalle importante es la mención al encargo que hacia 1570 se realizara a Diego de Ostia de una coreografía para la danza de los matachynos, matachin o buffons. Sería posible recurrir a otras fuentes musicales, documentales e incluso iconográficas que dan indicios de su prolongada existencia. Nos referimos por ejemplo de su inclusión en el tratado Orchèsographie de danzas francés de Thoinot Arbeau publicado en 1598, al tratado de Esquivel de 1642 o el detalle del grabado Festa d’argenters de Francesc Via hacia 1677 que representa una escena del gremio de plateros realizada en Barcelona durante el siglo XVII. Recomendamos especialmente las páginas que Maurice Esses dedica a esta danza en Dance and Instrumental diferencias….

Otro aspecto que tratado es la diversidad de tópicos que podían formar parte en una misma celebración. En relación con el encargo realizado a Diego de Ostia se observa que las seis danzas solicitadas versaban sobre los siguientes aspectos: representación del juego de cañas, las siete virtudes, ninfas junto a campesinos, una momería, una alegoría a los indios americanos y una danza portuguesa que, como no podía ser menos, se trataba de unas folías.

Así también se comentan algunos aspectos de los vínculos con Italia (Cesare Negri, la commedia dell’arte, la participación de acróbatas de esta procedencia en las festividades madrileñas..). Sánchez Cano incluye además su observación sobre la consolidación de la danza teatral que tuvo lugar hacia comienzos del siglo XVII y el de su progresiva marginalización de los espacios que hasta entonces ocupaba.

En este sentido manifiesta una relación entre estos dos aspectos: a partir de 1615 la participación de la danza en las procesiones decayó para ser “confinada” a recintos cerrados de representación en los cuales artistas profesionales creaban un espectáculo para ser observado pero en el cual se limitaba la acción comunitaria. Las medidas restrictivas de Carlos II en torno a la danza implicaron la última fase de este proceso de marginalización de la disciplina.

Por último se mencionan algunos aspectos relacionados con la influencia amerindia en la incorporación de nuevos elementos argumentales y estéticos en la danza (especialmente el tema de los “voladores” mexicanos).

En resumen se trata de un artículo profusamente documentado con innumerables detalles de gran interés histórico que pueden dar origen al desarrollo de estudios pormenorizados en torno a la danza ibérica durante los siglos XVI y XVII

 

DISPONIBILIDAD Y ACCESIBILIDAD

Acceso bajo licencia mediante la base de datos de JSTOR

Anuncios