La investigación en danza española antigua. Dificultades, alertas y retos para el investigador. (III) La información

Etiquetas

, , , , , , , ,

SOBRE LA INFORMACIÓN PROPORCIONADA O AUSENTE EN LAS FUENTES

  • Las castañuelas

seguidillamanchegaA pesar de los diversos comentarios que aparecen en documentos hispanos y extranjeros sobre el uso o no de las castañuelas, como sucede con otras cuestiones, es conveniente contextualizar la información.

Minguet, por ejemplo se refiere a las castañuelas como elemento diferencial entre danzas y bailes (“se baila sin castañuelas porque es una danza”). Como contrapartida, encontramos fuentes francesas con las folías (danza “a la española”) con una propuesta de notación para castañuelas. Ambos casos proceden de fuentes de distinta naturaleza y la opción elegida a la hora de bailar debe ir acompañada de su conveniente fundamentación.

Las antes mencionadas son sólo algunos aspectos que vale la pena tener en cuenta siempre que se quiera realizar interpretaciones históricamente informadas o investigaciones sobre las diferentes formas de danza antigua en la Península Ibérica.

Si trabajas en la temática y crees que hay aún más aspectos que faltan mencionar, puedes completar el siguiente formulario de contacto y hacernos llegar tu información.

  • Heterogeneidad

Evidentemente las fuentes más antiguas, de los siglos XV y XVI difieren bastante en cuanto al contenido y al modelo de descripción de las de los siglos XVII y XVIII. Pero hay otras razones relativas a la procedencia de las fuentes y al circuito del cual proceden que explican las razones por las cuales el repertorio que contienen es diferente. Quizás la diferencia más importane es la del manuscrito catalán del maestro Olivellas cuyo repertorio presenta géneros que no aparecen en todos los demás documentos estudiados.

  • Dificultad para reconstruir la información

En un ámbito temporal tan amplio es lógico que debamos enfrentarnos a cambios en las reglas de ortografía, modelos de expresión y comunicación. Del mismo modo, como ya se mencionara anteriormente, en el caso de los manuscritos, nos encontramos frente a apuntes realizados, en algunos casos, con caligrafía ligera y algo difícil de recomponer.

A esto se suman los problemas de conservación de los documentos y los diferentes sistemas de normalización lingüística. Es preciso que el investigador que  trabaje con estas fuentes esté prevenido y que cuente con recursos para “traducir” a su léxico, ortografía y gramática actuales, el contenido de lo que lee.

  • Uso de conceptos y vocabulario específico

Por otra parte hay una serie de expresiones, vocabularios y jergas propios del ambiente y de la época que pudieron ser de dominio público en su tiempo pero para un lector actual puede presentar dificultades. Aquí, algunos ejemplos:

  • Así, por ejemplo, era muy usual que los movimientos y desplazamientos en las fuentes de danza de los siglos XVII y XVIII se describieran utilizando vocabulario propio de la esgrima.
  • Las indicaciones de direcciones, (arriba/abajo, delante/detrás/atrás, etc) no tienen el mismo significado según la fuente en que aparezcan.
  • Danza y baile no siempre fueron utilizados como sinónimos. Hay fuentes en las cuales estos dos términos aluden a géneros con características y usos muy específicos.
  • Terminología técnica/musical propia de cada entorno y época.
  • No hablan de música

Los documentos que describen movimientos de danza antigua en general no aluden a repertorio musical concreto. A diferencia de algunas fuentes italianas o francesas en que la descripción o partitura coreográfica se asocia a una pieza musical, en las fuentes españolas sólo tenemos, nombres de géneros y danzas pero no su transcripción musical.

  • No se mencionan recorridos de la danza

Las descripciones de la ejecución de danzas pocas veces mencionan la orientación de los pasos y mucho menos el recorrido que ha de hacer el bailarín. En este sentido no se puede descartar que el coreógrafo o maestro de danza no propusiera recorridos concretos. ¿Se trataba quizás de una de las cosas que se aprendían simplemente por imitación? ¿O se trataba de un tipo de composición coreográfica en la cual el desplazamiento se adaptaba a las condiciones del espacio en el cual se ejecutaban?.

  • Las fuentes secundarias ofrecen información que debe ser contrastada

Algunos de los documentos más importantes como el Libro de Danzar (de Don Baltasar de Rojas Pantoja, a partir de las lecciones de Juan Antonio Jaque) llegaron a nosotros primeramente a partir de transcripciones posteriores. No fue hasta que se pudo localizar el documento original que no se detectaron algunos fallos, omisiones y falsas interpretaciones en dichas transcripciones.

A su vez, estudios de los primeros textos que describían las fuentes y hablaban sobre la danza se elaboraron sobre bases metodológica y documentalmente cuestionables hoy en día. En su afán de describir, reconstruir, crear una imagen de lo propio o simplemente de colectar información, la rigurosidad o la exactitud de las afirmaciones quedaban en un segundo plano.

En resumen, es conveniente contrastar los datos que proceden de estudios y transcripciones, especialmente si no proceden de ambientes académicos o son textos de más de treinta años.

< Anterior